Antes de que llegara la pandemia, muchas organizaciones ya estaban ofreciendo jornadas de trabajo flexible (tanto en horarios como en el lugar de trabajo) a sus empleados. Era una tendencia que cobraba cada vez mayor fuerza. Lo cierto es que después de 2020, esta nueva forma de laborar se consolidó para quedarse. Gestionar el trabajo remoto para generar los resultados esperados es, por lo tanto, clave para cualquier empresa u organización que opte por esta modalidad.

Poder trabajar desde el hogar, una cafetería o un coworking brinda al trabajador una flexibilidad y un bienestar que se traduce en productividad. Y con la pandemia quedó demostrado. Muchas corporaciones ya saben que tener políticas de trabajo remoto es la mejor forma de captar y retener al talento que necesitan.

¿Lideras un equipo y quieres saber cómo gestionar el trabajo remoto con éxito? Aquí te damos algunas recomendaciones claves para que esfuerzo, productividad y flexibilidad rindan los resultados esperados.

Cómo gestionar el trabajo remoto

1. Establece claramente cuáles con los canales de comunicación

Para gestionar el trabajo remoto lo primero es que todos los involucrados tengan claro cuáles son las vías por las que se mantendrán comunicados. Un grupo en WhatsApp puede ser una herramienta de contacto, pero la gestión de comunicaciones y actividades de debe llevar desde otras plataformas como Monday, Trello o Slack, pues se puede hacer seguimiento de lo pautado.

Es mejor privilegiar la comunicación a través de canales, de manera de que todos puedan compartir información de interés, que a través de mensajes individuales. Igualmente, define cuál es el momento para usar cada canal, dependiendo de la importancia y urgencia del punto tratado.

2. Precisa expectativas, objetivos y plazos

Todos los miembros de un equipo que trabajan de forma remota deben saber qué se espera de ellos. Hay que establecer plazos claros para la entrega de actividades o proyectos. El empleado remoto tiene que saber cuáles son los tiempos de respuesta que se espera, las horas de dedicación al trabajo y las vías de comunicación. 

Todo esto debe estar alineado son las normas y  plazos que se aplica a los empleados que asisten a la oficina. Ello con el fin de evitar malestares o conflictos entre unos y otros.

3. Ten reuniones de forma periódica

Si el modelo de trabajo es híbrido (es decir, presencial y remoto) debes tener reuniones personales de forma periódica para chequear avances, plantear problemas y buscar soluciones. 

De la misma forma, si el trabajo es enteramente remoto, las reuniones a través de plataformas de videoconferencias (por Zoom o Meet) deben realizarse periódicamente para aclarar procesos que se hayan podido estancar o explicar nuevos proyectos.

4. Consolida la logística de tus colaboradores

Gestionar el trabajo remoto también incluye, dentro de lo posible, que el gerente precise que los colaboradores cuentan con todo lo necesario para realizar el trabajo remoto. Muchas empresas dotan a sus empleados de laptops, cámaras y modem, no todas pueden hacerlo, pero ciertamente si un equipo va a migrar de trabajo presencial a trabajo remoto, el líder debe estar seguro de que todos tienen la capacidad que se requiere para cumplir con sus funciones a distancia.

5. Explora sitios de trabajo alternativos

Los lugares de trabajo van más allá de la casa y la oficina. Con el surgimiento de los coworking, el trabajo flexible ha dado un salto hacia adelante. Estos espacios brindan todo lo necesario para que el trabajador pueda concentrarse, tenga el acceso a distintas herramientas y cuenta con un ambiente ideal lejos de los ruidos o interferencias del hogar.

Asimismo, muchas empresas están migrando de sus oficinas corporativas hacia el alquiler de espacios flexibles en distintas localidades para que sus trabajadores remotos puedan tener el espacio ideal para trabajar, más cerca de su residencia. ¿Has evaluado qué opciones de lugares de trabajos hay a tu alrededor que pueda ayudar tu gestión de trabajo remoto?

6. Comparte la cultura de la organización

Trabajar a distancia puede afectar el compromiso de algunos colaboradores con la empresa. Por lo tanto, es importante organizar encuentros virtuales donde se pueda compartir de forma más distendida que permita a los trabajadores remotos disfrutar de momentos más divertidos, reducir la posible soledad del trabajo remoto y crear compañerismo entre el equipo.

7. Fomenta la capacitación

No todos los empleados pueden estar capacitados para cumplir con las exigencias del trabajo remoto. Por lo tanto, es importante incluir no solo la formación en las herramientas tecnológicas que están utilizando, sino también impulsar la formación en nuevos conocimientos y estrategias que favorezcan el desempeño de los trabajadores remotos. Esto, además, crea sentido de pertenencia entre los trabajadores y la organización.

No te atemorices si tus colaboradores trabajan desde una cabaña frente al mar. Son los nuevos tiempos que vivimos. Lo importante es saber que se cumplen con los objetivos y las actividades.

Saber gestionar el trabajo remoto con eficiencia, cercanía y garantizando la productividad es fundamental para el lider empresarial del siglo XXI. ¿Quieres saber más sobre estos temas de gestión gerencial? Déjanos tus comentarios y suscríbete a nuestro boletín electrónico.


Total
0
Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.